Nos remontamos a noviembre del año 2013, hace exactamente 7 años, para recordar la acogida de Nuca, Arco, Telera y Remo, los cuatro osos que viven en Lacuniacha.

Estos cuatro ejemplares de oso pardo, vivían enjaulados y en malas condiciones en un núcleo zoológico de la provincia de Alicante, cuando a través de la Fundación para la Adopción y el Apadrinamiento de Animales (FAADA), Lacuniacha llegó a un acuerdo de adopción para ubicarlos en una gran superficie de 3.000 metros cuadrados de extensión especialmente habilitada para ellos, acercándolos a su hábitat, y dotado con elementos que proporcionarían a estos animales una calidad de vida de la que no habían disfrutado hasta la fecha, tales como oseras, un estanque y un enriquecimiento ambiental que les permitiera desarrollarse.

Desde el Parque recordamos ese momento con mucho entusiasmo, puesto que ya llevábamos trabajando un año entero para tener todo a punto para su adopción.

Sólo unos meses después, en enero de 2014, tuvimos una grata e inesperada sorpresa, el nacimiento de un osezno, que se llamaría Goluso.

Goluso pesó alrededor de 350 gramos, y a día de hoy, 6 años después se ha convertido en un apuesto oso pardo de alrededor de 160 kilos.

Como curiosidad os contaremos que la alimentación de los osos está basada en un 85% en materia vegetal. Su dieta es casi enteramente vegetariana.

Los osos de nuestro Parque, tienen la suerte de comer fruta ecológica que dona para ellos Frutas Villapepita.

¿Queréis que os contemos un secreto? Las manzanas preferidas de Goluso mientras vivió en el Parque, ¡eran las Golden! Un buena elección por parte de este osezno, ya que es de las variedades mas cultivadas en todo el mundo, y ahora que vive en Bruselas, seguro que de vez en cuando disfruta del sabor dulce de esta fruta tan rica en fructosa (aunque quizá con menor grado de azúcar y no tan crujiente que es lo que hace únicas las manzanas de alta montaña de Frutas Villa Pepita)

¡Y ahora, vamos a llevarnos todos un Goluso a casa 😊!

Babysits nos propone una manualidad de la versión adulta de Goluso realizada a partir de cartón reciclado, para los pequeños de la casa. Seguid los siguientes pasos para tener una nueva mascota en casa 😉

Paso 1:

Dibuja la silueta del cuerpo de un oso sobre el cartón, puedes utilizar fotografías para guiarte.

Paso 2:

Para las patas delanteras y traseras dibuja dos siluetas en forma de “U”. Los pies del oso serán la base que ayudará a que el animal pueda mantenerse en pie y no se caiga. Para hacerlos, dibuja cuatro rectángulos con las esquinas redondeadas.

Paso 3:

Recorta las siluetas que acabas de dibujar. Este paso puede ser un poco peligroso al tener que manejar tijeras por lo que recomendamos la supervisión o la ayuda por parte de los padres o del canguro o la niñera.

Paso 4:

Coloca las partes recortadas sobre un papel que no te importe manchar. Nosotros recomendamos utilizar papel de periódicos o de revistas antiguas para reciclar aún más.

Pinta las formas del oso para darle color. Como Goluso es un oso pardo, tienes que utilizar pintura marrón chocolate. Si quieres dar más contraste a tu oso, también puedes añadir un poco de pintura negra a tu mezcla para darle diferentes tonalidades de marrón.

Estos dos últimos pasos también pueden intercambiarse. Si no tienes otro papel que puedas utilizar, puedes pintar las siluetas antes de recortarlas.

Paso 5:

¡Ya casi has acabado! Ahora solo tienes que conectar todas las partes de tu oso pardo. Para ello, haz pequeñas incisiones en cada par de patas. Para hacer la incisión coloca tus patas de forma que la “U” esté boca abajo y haz un pequeño corte en la parte superior, teniendo cuidado para no cortar las patas del todo.

Por último, encaja el cuerpo del oso en las patas. Pon un poco de pegamento líquido o cola blanca sobre los pies del oso y sujeta las patas para que se adhieran bien.

Esperamos que os haya gustado la propuesta y que compartáis con nosotros ¡vuestros GOLUSOS!