Los linces son la única especie de felinos que tenemos en el parque y una de las más emblemáticas, de hecho el símbolo del parque es una cabeza de lince.

La especie de lince de Lacuniacha es el lince boreal o europeo, Lynx lynx .

Es la especie más común del genero Lynx.

Es el lince de mayor tamaño y corpulencia: mide entre 80 y 130 cm de largo (más 11 a 24 cm de la cola), con una altura de 60 a 75 cm y entre 18 y 30 kg de peso. El cuerpo es fornido, las patas largas y la cola muy corta, incluso menor que en otros linces.

El color y la longitud del  pelaje de los linces varía entre el verano y el invierno. Durante el verano, el pelo es corto y de un tono amarillento y anaranjado con sus particulares manchas y en invierno el pelaje es más largo y cambia a un tono más parduzco y gris desapareciendo, en gran medida, las manchas.

El tamaño y abundancia de las manchas, circulares y oscuras, varía enormemente.  Por lo general, las poblaciones de linces  situadas más al norte y en habitats más abiertos y despejados presentan una menor concentración de manchas, mientras que la concentración de éstas es máxima en los especímenes que viven en bosques o zonas de vegetación más densa. Al ser un recurso de camuflaje, se adapta a las condiciones vitales del animal, por ello  las manchas tienden a difuminarse y hacerse más escasas en invierno sobre todo en zonas donde la nieve es habitual.

La punta de su cola es negra, en la cara y orejas se observan manchas, marcas y líneas, también negras. En el extremo de las orejas se observa el característico “pincel” negro de los linces, que aumenta su capacidad de audición.

Los linces son grandes depredadores y aunque su alimento más habitual es el conejo y otros pequeños mamíferos, son capaces de cazar cualquier tipo de ungulados. Poseen una vista excepcional y un oído finísimo que les permite acercarse mucho y acechar a sus presas para saltar sobre ellas en el momento preciso.