A Goluso le encantan las cerezas.

Dentro del recinto de los osos tenemos cerezos silvestres y Goluso los ha descubierto.

Le cuesta muy poco trepar por los troncos hasta alcanzar las copas, y allí comodamente sentado en las ramas se ha dado un festín de fruta.

No sabemos si serán cerezas amargas o dulces pero a él no parece importarle, demasiado, esa diferencia.

 

Mama osa se conforma con comerse las cerezas que Goluso deja caer de los árboles.

 

La fruta es una parte muy importante en la alimentación de los osos, los osos son omnivoros, comen  todo tipo de alimentos y hemos podido comprobar que la fruta les encanta.

Goluso ya come cerezas y pronto le veremos comer manzanas.